Salud, cultura y género: ¿cómo mejorar la salud sexual y reproductiva en un país multicultural?

por Astrid Bant Haver

La Declaración de los Derechos Universales, ratificada por el Perú, reconoce el derecho a la salud, al bienestar, a los avances de la ciencia y de la tecnología, a la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres de todas las condiciones y culturas. En el mundo, casi todos los países son multiculturales y pluriétnicos, pero no todos tienen la riqueza cultural y étnica que la mayor parte de los países latinoamericanos poseen.

En este sentido las organizaciones se puede ofrecer recursos como habilidades, nuevos conocimientos y actitudes hacia las esferas de afiliación e identidad menos permeables, pero más sostenibles, de redes ya establecidas o densamente relacionadas. Servicios de salud sexual y reproductiva que trabajen juntos con organizaciones fuertes de mujeres, que ocupan un lugar prominente en el gobierno de la comunidad, pueden garantizar los servicios correspondiente a los intereses de mujeres y hombres de acuerdo a como son definidos en un contexto cultural particular.